Slider

Estimulación Auditiva

Estimulación Auditiva

SINTOMAS DE UN MAL FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA AUDITIVO.

Si usted o su hijo tiene síntomas como esto consúltenos.

Mala atención auditiva. Le cuesta seguir las explicaciones del profesor.

Pregunta mucho ¿qué?

No pronuncia o habla bien. Malinterpreta palabras u órdenes. Dificultades para discriminar diversos sonidos o fonemas.

Mala memoria de lo que oye. Muestra un nivel de compresión por debajo de su edad.

Le cuesta centrarse en las actividades. Esta disperso, en todas las conversaciones, se desconecta, ausente, se va a su mundo.

Su respuesta a órdenes verbales es lenta..

Parece que oye menos o más de lo normal. Le molesta los ruidos o ciertos sonidos. Tiende a taparse los oídos con las manos, hipersensibilidad auditiva.

Cuando habla tiene problemas con el volumen o la entonación.

Le cuesta organizar el discurso o contar historias a su nivel de edad. Tiene problemas de desarrollo del lenguaje a su nivel de edad.

Tiene problemas para seguir un número de órdenes adecuadas a su nivel de edad.

Se pierde o no entiende conceptos temporales de tiempo según su edad.

No localiza de donde le están hablando.

Va dirigido a niños desde 3 años a adultos.

El oír bien no descarta que pueda tener una escucha de mala calidad o no reciba la información auditiva adecuada de lo que escucho.


El Método Tomatis®

es un enfoque natural de estimulación neurosensorial. Sus programas de escucha modifican la música en tiempo real para captar la atención del cerebro y desarrollar nuestras facultades motoras, emocionales y cognitivas. El Método Tomatis®, desarrollado por el médico otorrinolaringólogo e investigador francés Alfred Tomatis, se basa en una tecnología punta.

Aprender y comunicarse son procesos que nos pueden parecer fáciles y automáticos, por el hecho de ser naturales para la mayor parte de nosotros. Sin embargo, para una de cada diez personas, supone una lucha diaria. A menudo, nuestra capacidad de procesar correctamente la información auditiva se ve afectada. En este caso, decimos que la escucha está perturbada.

En el tratamiento de la información, el oído desempeña un papel fundamental ya que es una de las principales puertas de entrada a nuestro cerebro. Capta los sonidos del entorno y los de nuestra propia voz, los transforma en estímulos eléctricos y los transmite al cerebro para que los analice. Aún más sorprendente, también capta nuestros propios movimientos y está íntimamente relacionado con nuestra coordinación, nuestro equilibrio y nuestro ritmo. Por tanto, interviene continuamente en nuestra vida cotidiana cuando hablamos, argumentamos, seguimos instrucciones, leemos, aprendemos, memorizamos o, simplemente, nos desplazamos.

Cuando la comunicación entre el oído y el cerebro está alterada, se limita nuestra capacidad de interactuar con el mundo exterior. A menudo, deriva en una pérdida de confianza en uno mismo que, finalmente, acaba por agravar las dificultades de comunicación y de aprendizaje.

Existen más de 80 investigaciones, estudios clínicos y científicos dan validez al Método Tomatis, que no deja de sorprender y de avivar el interés de los investigadores. Estos estudios están realizados y con mejoras considerables en TDHA, falta de atención, niños con trastornos por déficit de atención, autistas, problemas académicos de aprendizajes y trastornos del procesamiento auditivo.

Además, el Método Tomatis®, como pedagogía alternativa, estimula eficazmente y de forma natural el cerebro. Se trata, en definitiva, de un enfoque complementario a los tratamientos médicos y a los acompañamientos terapéuticos tradicionales.


¿Cómo funciona?

El Método Tomatis® funciona gracias a un aparato portátil único llamado TalksUp®. Se ha diseñado especialmente para tratar la música y la voz a partir de unos parámetros muy específicos. Esta herramienta incluye numerosas funcionalidades como la báscula electrónica, llamada “Electronic Gating®”. Dicha báscula consta de un procedimiento no invasivo único que permite realizar efectos de contrastes sonoros mediante el paso repentino de las frecuencias graves a las frecuencias agudas. Este vaivén de frecuencias graves y agudas provoca que el oído efectúe un importante esfuerzo de adecuación y estimula, por ende, el cerebro.

Durante las sesiones llamadas “pasivas”, escuchará música con un casco que le transmite el sonido a través de unos auriculares (conducción aérea) y, además, por vibración ósea (conducción ósea). En las sesiones “activas”, realizará ejercicios de lectura y de repetición con el forbrian equipado con un micrófono. En este último caso, se trata su voz instantáneamente para trabajar activamente el bucle audiovocal.


¿Cómo se realiza?

Una vez evaluada su capacidad de escucha, el profesional Tomatis® establecerá un programa de sesiones que se adapta a su perfil. Gracias al TalksUp®, podrá seguir el programa de escucha a domicilio o en el Centro Visión y Audición Dinova.

Se realizan sesiones intensivas de escucha, de 14 días durante una hora y vente minutos, o menos tiempo según la edad o la sensibilidad de la persona. En líneas generales se pueden realizar dos o tres intensivos de 14 días, separados por un mes de intervalo entre el primer y segundo intensivo y un mes y medio o dos entre el segundo y tercer intensivo.

Durante las sesiones, es importante relajarse. No es obligatorio practicar ninguna actividad concreta.Se puede dibujar, caminar, jugar, cocinar


MEJORAS ESPERADAS.

Los problemas de atención afectan tanto a los niños como a los adultos. Una falta de atención puede tener consecuencias importantes en numerosas funciones cognitivas y ejecutivas como el lenguaje, la memoria, el razonamiento, la toma de decisiones e, incluso, el movimiento. Además, puede ser una causa de sufrimiento para un niño en edad de aprender e ir a la escuela.

Buscaremos mejoras en la atención, memoria, compresión lectora y lenguaje. Tenemos experiencias de mejoras en la oculomotricidad y el equilibrio, debido las conexiones de la visión con el sistema vestibular.